OFICINA DEL CRONISTA OFICIAL DEL MUNICIPIO JUSTO BRICEÑO, TORONDOY

FELICITACIONES, BIENVENIDOS A NUESTRA PÁGINA

Buscar este blog

TURISMO RURAL



INFORMACION NUEVA.


ITINERARIO DE LA CAMINATA RUTA: Torondoy - Cementerio de los Indios
Se reprogramó para los próximos días del 9 al 11 de agosto realizar la caminata para el sector “Cementerio de los Indios” ubicado en el caserío Los Toritos de la jurisdicción del Municipio Justo Briceño del Estado Mérida. Cuyo punto de partida será en transporte rústico (Toyota) desde el poblado de Torondoy (plaza Bolívar) hasta la Quebrada el Yagrumal (caserío Los Toritos) en un tiempo estimado de 50 minutos, 7 kilómetros de carretera, en su mayor parte de tierra hasta alcanzar los 1.640 m.s.n.m., como primera etapa.
Luego se continuará el ascenso a pié con nuestras mochilas y provisiones necesarias; aunque la carretera sigue otro estrecho más, se hará a pié para ir entrando en calor hasta encontrar el camino que nos llevará cuesta arriba, que va en forma de zigzag hasta llegar a la “Mesa de los Indios” a una altura de 2.120 m.s.n.m. en un tiempo entre 1 – 1,30 horas aproximadamente, dependiendo del ritmo y resistencia física de los participantes; allí llegaremos a la finca del señor Marcos Abreu en donde levantaremos el campamento, de esta forma cumpliremos la segunda etapa de la caminata. Luego del descanso y suministrándonos de nuestras provisiones y si las condiciones climáticas son buenas en cuanto a visibilidad, debido a que la zona son de bosques nublados, se explorará dicha meseta. Ya caída la tarde se reunirán a los participantes y se les dará charlas informativas de interés, en la noche se hará una fogata, de esta forma daremos por concluido la segunda etapa del recorrido.

Al día siguiente, es decir, 10 de agosto, luego del desayuno, a las 8:00 am el grupo saldrá al “Cementerio de los Indios”, nuestro destino, por un sendero hecho por los aborígenes y utilizado posteriormente por los españoles, en donde se podrán ver, en parte, riscos de nuestro lado derecho, vegetación y diferentes formaciones geológicas, hacia el otro lado tenemos la subcuenca del río Mucumamó densos bosques naturales de selva nublada, hermosas caídas de aguas que bajan por un costado del pico Teta de la Vieja (3.943 m.s.n.m.), algunas zonas intervenidas por el hombre para el establecimiento de cultivos semi-perennes, así como también podemos apreciar parte del Páramo La Culata; si tenemos suerte podremos contemplar alguna nevada en el referido páramo. Luego de caminar por un tiempo de unas 3 horas llegaremos al “cementerio” ubicado en un área boscosa de yagrumos y otras especies de arbóreas. Allí podremos observar varios montículos de piedras acomodadas, la mayoría tapadas por la hojarasca; como referencia antes de llegar a los montículos hay un tanque de cemento para almacenar agua hecha por la civilización actual, con una fecha “1965”, como parte de las ruinas de una casa de bahareque que existió en el lugar, esto nos advierte que el “cementerio” está cerca, aproximadamente a una altura de 2.000 m.s.n.m. aquí haremos un breve descanso para recobrar las energías y merendar con las provisiones llevada por cada participante; metros más adelante se encuentra una quebrada para sosegar la sed (quebrada Santa Rita). Si el tiempo atmosférico nos premia podremos explorar un poco más la zona en cuestión. Posteriormente retornaremos al campamento base, de esta forma cumpliremos la tercera etapa de la caminata. Ese mismo día, ya caída la tarde nos reuniremos todos los participantes de esta Caminata de Montaña, con la finalidad de compartir nuestras experiencias sobre la visita al lugar en cuestión, cerrando así la tercera etapa.

NOTA: Queremos advertirles a los participantes que durante este recorrido de ida y vuelta hay pasos a riesgos por lo que no debemos descuidarnos y así podemos evitar accidente, de tal forma el equipo de primeros auxilio es vital en la mochila de campaña, de igual forma usar zapato adecuado de suela anti-resbalante.
El 11 de agosto, día del retorno, nos espera una larga caminata, ya que saldremos de la “Mesa de los Indios” hasta el poblado de Torondoy, lugar de partida inicial, por supuesto no sin habernos primero proveído de un delicioso y nutritivo desayuno. Levantaremos el campamento base; se recomienda aprovechar las primeras horas de la mañana, en lo posible a las 9:00 am. VER MAPAS Y CROQUIS LEVANTADOS.

NOTA: Los tiempos establecidos durante todo el recorrido de la “Caminata de Montaña” 2013 variará de acuerdo a las condiciones atmosféricas, las alturas en su mayoría fueron tomadas del mapa anexo, a medida que estemos en los lugares indicados los estaremos corroborando con nuestros instrumentos de medición (GPS). Igualmente queremos advertirles a los participantes que los organizadores de esta caminata no nos hacemos responsables por el extravío de algún objeto de valor u prendas personales, cada quien es responsable por sus pertenencias, así como también al practicar las normas de cortesía tendremos éxitos en nuestras comunicaciones. La ropa de abrigo como: suéteres, chaquetas, pasamontañas, guantes entre otros, son fundamentales en el desarrollo de la actividad, ya que es una zona semi- templada. Abstenerse las personas con problemas respiratorios o asmáticos. Al haber participantes inscritos se harán reuniones previas en la Casa de la Cultura “Don Antonio María Quintero” para hacer la lista de las provisiones necesarias para la actividad y dar a conocer otros tips. Las convocatorias se estarán radiando por la Emisora Comunitaria 99.7 FM Torondoy Estéreo.

COSTO PARA SU PARTICIPACIÓN: 100,0 Bolívares Fuertes.

ORGANIZADORES:

RAFAEL PULIDO (Cronista Oficial del Municipio Justo Briceño).

FRANCKLIN CALDERÓN (Coordinador Municipal de Cultura).

RUMBO A LA CAMINATA DE MONTAÑA. Ruta Torondoy – Páramo de Piedras Blancas.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------

PARQUE NACIONAL SIERRA LA CULATA



La protección integral del paisaje natural y cultural tradicional de Los Andes, es necesaria y fundamental para el desarrollo armonioso y sostenido de la industria turística local y nacional. Además posee formaciones vegetales, procesos ecológicos, especies biológicas y rasgos físicos únicos en el mundo, los cuales no encuentran representaciones en otras áreas protegidas de Venezuela; por ello la protección integral de estos ecosistemas andinos y de sus elementos, especialmente de aquellos en peligro de extinción, es necesaria la interconexión física de las distintas unidades del sistema cordillerano de áreas naturales protegidas; por ello estudios técnicos realizados concuerdan en resaltar la vocación conservacionista de estas porciones del territorio nacional, ubicadas todas en la Sierra de La Culata, presentando las características requeridas para su protección bajo la figura legal de Parque Nacional. (fuente: Decreto 640 de fecha: 7/12/1989)

UBICACIÓN: Localizado en el ramal nor-oriental de Los Andes Venezolanos, entre los Estado Mérida y Trujillo.

CLIMA: Temperaturas que oscilan entre los 2° C y los 24° C.

SUPERFICIE: 200.400 Hectáreas.

FECHA DE CREACIÓN: Decretado parque nacional el 7 de diciembre de 1989 y publicado en Gaceta Oficial Nº 34.439 de 29 de marzo de 1990.

Posee una vasta red hidrográfica formada por 21 cuencas.

Principales ríos como: Las González, Mucujún, Capaz, Torondoy, Motatán, Albarregas, Momboy, Tucaní, Chirurí.

Altitudes que van desde los 400 m. hasta 4.737 m.s.n.m.

Superficie del Municipio Justo Briceño: 490 Km² (equivalente a 49.000 Hectáreas).

Área Bajo Régimen Especial (ABRAE) correspondiente al Municipio Justo Briceño: 13,124 %

Superficie que están en ABRAE: 6.430,76 Hectáreas.

Superficie vulnerable: 42.569,24 Hectáreas.

ACTIVIDADES PERMITIDAS:

Acampada, excursionismo, andinismo, pesca de trucha en temporada, paseo en bestia, investigaciones científicas, caminatas, deportes de montaña, turismo de naturaleza, observación de aves.

ACTIVIDADES PROHIBIDAS:

Uso de botas en las lagunas, recorridos en motocicletas por los caminos de recuas o peatonales, cacería, pesca comercial, competencias deportivas con gran concurrencia de público, abandonar o arrojar desperdicios y desechos sólidos, extracción y alteración de recursos naturales o históricos, el porte de armas.

COMPETENCIA DE LAS AUTORIDADES PÚBLICAS:

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela:

Artículo 127. Es un derecho y un deber de cada generación proteger y mantener el ambiente en beneficio de sí misma y del mundo futuro. Toda persona tiene derecho individual y colectivamente a disfrutar de una vida y de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado. El Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, los recursos genéticos, los procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y demás áreas de especial importancia ecológica. El genoma de los seres vivos no podrá ser patentado, y la ley que se refiera a los principios bioéticos regulará la materia.

Es una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, sean especialmente protegidos, de conformidad con la ley.

Otros Artículos: 107, 128, 129, 178, 326.

Instituto Nacional de Parques (INPARQUES):

En el Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso del Parque Nacional “Sierra de la Culata” publicada en Gaceta Oficial 4907 (Extraordinaria) de 26 de mayo de 1995, en sus primeros articulados establece lo siguiente:

Artículo 1. Este Decreto tiene por objeto establecer las directrices, políticas y lineamientos que conforman el Plan de Ordenamiento del Parque Nacional Sierra de La Culata, creado mediante el Decreto Nº 640 del 07 de diciembre de 1989 publicado en la gaceta oficial Nº 34.439 del 29 de marzo de 1990, así como los criterios para asignar los usos, la zonificación de los mismos y las normas que desarrollarán tales usos y regularán las actividades que puedan ser realizadas, tanto por el sector público como por el privado.

Artículo 2. La administración y manejo del Parque Nacional Sierra de La Culata estará a cargo del Instituto Nacional de Parques (INPARQUES), conforme a lo establecido en el Reglamento Parcial de la Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio, sobre Administración y Manejo de Parques Nacionales y Monumentos Naturales, con las particularidades que se estipulan en este Decreto.

Ley Orgánica del Poder Público Municipal:

Artículo 56. Son Competencias propias del Municipio:

d. La Protección del ambiente y la cooperación en el saneamiento ambiental; la protección civil y de bomberos; y el aseo urbano y domiciliario, incluidos los servicios de limpieza, recolección y tratamiento de residuos.

Artículo 61. Cada Municipio, según sus peculiaridades, tendrá un plan local de desarrollo urbano mediante el cual se regulará el uso y aprovechamiento del suelo según las directrices contenidas en el plan nacional de ordenación urbanística, y en concordancia con el plan de desarrollo económico y social señalado en el artículo anterior. Este plan contendrá la ordenación del territorio municipal, hará una clasificación de los suelos y sus usos, y regulará los diferentes usos y niveles de intensidad de los mismos, definirá los espacios libres y de equipamiento comunitario, adoptará las medidas de protección del medio ambiente, de conservación de la naturaleza y del patrimonio histórico, así como la defensa del paisaje y de los elementos naturales. Contendrá además, si fuere necesario, la determinación de las operaciones destinadas a la renovación o reforma interior de las ciudades.

Artículo 64. A los municipios les corresponde la protección del medio ambiente y de la salubridad pública, el suministro de agua y el tratamiento de las aguas residuales, así como el respeto y garantía de los derechos ambientales de los vecinos. Los municipios serán convocados para que participen en la formulación de la política nacional o estadal en material ambiental…



====================================================================== EN TORONDOY SE REALIZÓ UNA EXCURSIÓN TURÍSTICA PARA EL PICO LA VIEJA.


El pasado martes 22 de agosto de 2010, se llevó a cabo una caminata o una excursión a unos de los picos más altos del Municipio Justo Briceño del Estado Mérida como lo es el cerro La Teta de la Vieja. Este cerro o pico es muy prominente y lo podemos divisar por todo lo ancho de la Panamericana y zona Sur del Lago de Maracaibo, ya que su altura es de 3.946 metros sobre el nivel del mar.



Para lograr el cometido un grupo de personas que habitan dentro y fuera del municipio y por demostrar el interés de las grandes potencialidades del turismo rural en un municipio todavía inmerso en la agricultura, sin darnos cuenta las riquezas que nos ofrece la naturaleza para ofrecérselos a los amigos turistas que vienen a conocer una pequeña región ubicada al norte de la ciudad capital, Mérida. Como les mencionaba la organización de este evento inmemorable para la historia local en las siguientes generaciones, se tenía dos meses, gracias a la motivación y el interés de los organizadores Sandro Mendoza, Hugo Uzcátegui, el Pbro. Enrique Dos Santos párroco de la Parroquia San José de Torondoy, en especial los hermanos Vera, Oswaldo y Manuel por brindar ese apoyo incondicional a la pequeña aldea de Mucumpís, a pesar del corto tiempo que tienen viviendoen dicha localidad se han ganado el cariño y el respeto de sus vecinos. El objeto principal de este viaje era colocar una cruz de metal de tres metros de longitud.





El primer día pernotamos en la pequeña aldea ubicada a 1492 metros sobre el nivel del mar, con la idea de afinar los últimos toques en cuanto a la logística. Comenzando la noche el padre Enrique realizaba unos bautizos en la iglesia San Judas Tadeo. Los habitantes se avecindaron para ver el entusiasmo del grupo de personas que partiría temprano al día siguiente, allí tuvimos la oportunidad de informarnos un poco sobre el lugar que visitaríamos, contando con la presencia de dos personas oriundas del lugar en cuestión, Eleazar y Trino Araujo. El pico la Vieja es considerado para ellos como un lugar encantado lleno de misterios, sitio sagrado de nuestros antepasados, nos advirtieron de no hacer muchos ruidos, de no ir con malos pensamientos, de lo contrario el lugar se inviste de una tempestad fuerte que hace retornar a cualquiera. Otra información que se tiene es que hace aproximadamente 20 años un grupo de personas del poblado de Torondoy llegaron hasta la cima de la montaña, dejando algunas pertenencias incrustados entre las rocas.

 

 
A las 9 a.m. del día siguiente una parte del grupo se trasladó en vehículo rústico, el resto utilizaron motos y en bestia, la mayoría de los participantes eran de la aldea de Mucumpís tomando la vía o camellón que conduce al Alto de la Piedras Blancas. Luego de haber recorrido por espacio de cuatros horas, y maravillarnos por la naturaleza vida que nos ofrecía y tocar la flor de frailejón, llegamos al sector Las Playitas. Allí fijamos nuestro campamento base a una altura de 3.585 metros sobre el nivel del mar, en las coordenadas geográficas N 8° 54’ 616” y W 70° 57’ 602” (U.T.M. 0284471 – 0985507) y una temperatura ambiental de 9,5° C. La tarde se hizo amena ya que nos entumecía la bajada de temperatura, la neblina no paraba de colarse entre las carpas confundiéndose con el humo incesante de nuestro fogón para preparar la bebida caliente. Fue propicio conocer el resto del grupo, en esta oportunidad también nos acompañaba el Pbro. Ángel Medina nativo de Maracaibo pero radicado por varios años en Bélgica, que por una breve estadía en Venezuela quiso convertirse protagonista en gran parte de nuestro recorrido; invitado por supuesto por nuestro amigo Oswaldo Vera, y se lleve sus impresiones ahora pronto a su retorno. El padre Medina realizó estudios de filosofía y teología entre Francia e Italia, trabajó en misiones religiosas en África, tiempo después fue ordenado sacerdote en Bélgica en el 2002 en donde ha permanecido hasta la presente, nuestros agradecimientos por su compañía. El otro padre que nos acompañó fue el Pbro. Enrique Dos Santos párroco de nuestra Parroquia desde el 2008, ha participado en muchas excursiones por los páramos andinos, cuya intención en la calada al pico La Vieja era oficiar una breve misa en la cumbre, pero por motivos de salud tuvo retornar al campamento base. La primera noche en el campamento fue tormentoso para la mayoría del grupo debido a la bajada de la temperatura, que nuestros instrumentos de medición se llegó a registrar 3°C, muchos tuvimos que salir de nuestras húmedas carpas para orillarnos al fogón, atizándolo todo el tiempo para que nos diera calor, y tomándonos algunos traguitos de miche para combatir la helada hasta el amanecer.




Al día siguiente, es decir, martes 24, día de San Bartolo o Bartolomé, a las 6:00 a.m. un grupo de 20 personas, la mayoría jóvenes, tomamos nuestro desvío por los senderos que alguna vez utilizaron nuestros aborígenes “Torondoyes”, pasando por un costado del cerro Las Canoas para encontrarnos más adelante por el lado sur nuestro imponente pico Teta La Vieja, por supuesto cargando la cruz de tres metros por un estrecho camino de mucho rocío de la noche, con la fuerza y voluntad de nuestro amigo Alfonso Quintero o mejor conocido popularmente como “Sancocho”, quien cargó por largo tiempo la cruz. No dejamos de maravillarnos las panorámicas que nos ofrecía la naturaleza por sus altas cumbres, hacia el suroeste, ya subiendo hacia nuestro objetivo, se veían las cicatrices de dos poblaciones importantes de los aborígenes de la comarca: Mucuró y Mucumamó. A las 9:15 a.m. finalmente alcanzamos la parte más alta del pico La Vieja, la emoción circundó por los héroes de la cima, de inmediato se pudo localizar una placa de bronce que indica un punto de cartografía nacional. Cerca de éste se hizo un hoyo para colocar la tan afanada cruz de tres metros de longitud, con vista al norte, cada participante colocó sus escapularios y rosarios que llevaban en sus bolsillos y puesto en el cuello como señal de fe y agradecimiento de diferentes índoles. Nuestros instrumentos de medición arrojó los siguientes resultados; altura: 3.946 metros sobre el nivel del mar, coordenadas geográficas: N 8° 55’ 364” – W 70° 58’ 177” (U.T.M. 0283426-0986891), presión atmosférica: 637,5 mb, temperatura ambiental: 12° C. Luego de una hora de descanso, y abastecernos de las provisiones que llevábamos retornamos al campamento base.



Los héroes de la conquista de la cima son los sigiuentes: Alfonso Quintero, Mauro Trejo, José Orlando Quintero, Luis Calderón, Derwuin Quintero, Jordi Bonilla, Wilson Trejo, Fermín Trejo, Edgar Trejo, Jacinto Gil, José Luis Trejo, Reinaldo Bonilla, José Alexander Bonilla, Mauro Jr. Bonilla, Rafael Bonilla, todos ellos habitantes de la aldea de Mucumpíz, también estuvieron Luis Pimentel, Manuelangel Vera, José Miguel Malaver, Yosgeniz del Valle Pernía, habitantes de Caja Seca y, este servidor Rafael Pulido cronista oficial del municipio Justo Briceño, quien se encargó de escribir esta crónica para la historia de Torondoy. Ah por supuesto el pequeño sabueso “Coco” como mejor amigo del hombre nos acompañó en todo el ascenso. También hay que destacar en la responsabilidad del virtuoso viaje, que a pesar que no pudieron acompañar para la conquista, pero permanecieron en el campamento base, ellos son: los amigos Oswaldo Vera, Manuel Segundo Vera, Yohana Azuaje, Manuel David Vera (niño), Pbro. Ángel Medina y el Pbro. Enrique Dos Santos. A todos gracias por su participación y motivar el turismo rural que tenemos, todos somos portavoces de dar a conocer nuestras maravillas naturales y la gente amena. En especial a Yosgeniz del Valle Pernía nuestra dama de honor que nos acompañó en esta odisea. Hasta una próxima oportunidad.





INFORMACIÓN DE:

T.S.U. RAFAEL PULIDO
CRONISTA OFICIAL DEL MUNICIPIO JUSTO BRICEÑO
Pulidor_9@hotmail.com
Facebook Municipio Justo Briceño, Crónicas
Más información en google escriba: Municipio Justo Briceño, Crónicas

********************************************
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++



DE VISITA EN EL CASERÍO “EL JUMANGAL”.


El pasado domingo 25 de diciembre de 2010, año que recién culminó, salí de mí casa ubicada en el sector Campo Alegre, del poblado de Torondoy a las 7:30 a.m., el cielo estaba tapado de Cirrus Cumulus claros y muy altos, dándome señal que el sol iba ser poco intenso para poder hacer un largo recorrido de 12 kilómetros a pie hasta el caserío El Jumangal, de donde es oriunda una parte de mí familia. En mí recorrido de aventura no dejo de disfrutar los grandes paisajes que tenemos, aquella gran diversidad de flora mezclada con las labores de nuestro pan de cada día que vive incansable aquellas manos laboriosas de hombres y mujeres. Por supuesto la fauna no deja de acompañar al caminante con los bellos coloridos de las aves y su cantar melodioso susurrando en los oídos, el tucán no deja de seguirme; nuestra ave municipal, ¡oh! las ardillas trepando las ramas de los arboles para alcanzar el fruto de aguacate. Bueno un paraíso por doquier.



Pasando por el caserío de La Cuesta y por un breve descanso saludo a don Ramón Trejo, personaje pintoresco y extrovertido no dejo de asombrarme por sus anécdotas de larga vida. Continuando un poco más adelante todavía están las viejas casonas de familias laboriosas y pujantes que todavía se dejan captar por la cámara digital. Fincas que en los siglos XIX y XX fueron prósperas por el auge del café criollo y que hoy en día se han convertidos en praderas para el pastoreo del ganado bovino, aquellos grandes tapiales con pisos casi desapareciendo por el descuido. Luego me detuve en el puente de guerra de dicho sector, para escuchar el bravío de las aguas caudalosas del río Torondoy, tomé algunas fotos y seguí mi caminar para tomar un breve descanso en la casa de la señora Francisca Abreu, que vive en la “T” del camellón donde se divide la vía que conduce hacia la Aldea El Cogollal y la otra para El Jumangal; mí destino, y la Aldea de Mucumpís. Saludé a la señora y conversamos un poco, al ratito me alcanza una toyota estaca; era el señor Vicente Lobo, persona que por muchos años saca cargas de apio criollo de los productores del campo, de casualidad iba con el mismo destino. A la final aproveché la cola; bueno sin dejar de contemplar los paisajes empinados, la diversidad de orquídeas, las aves y el vislumbrante cerro “La Vieja” que está a 3.946 metros sobre el nivel del mar. A las 11:00 a.m. llegamos a la finca “El Jumangal”, lugar donde nacieron la mayoría de mis tíos; el señor Vicente continuó su camino. La casona, al igual que la capilla, es única en el lugar de paredes de tapial con sus puertas y ventanas de madera tallada a mano. En el 2000 se le hizo una restauración a la casa familiar, se le cambió el viejo techo de zinc por acerolit como deseo en vida de nuestro recordado tío Pedro Miguel Blanco Uzcátegui de conservarla; allí los hermanos se ayudaron. Actualmente la casona tiene unas jardinerías con plantas ornamentales que embellecen el portal.


Mí visita a la “finca”, como todos nosotros la llamamos, es con el fin de saludar y acompañar a la abuela materna María Encarnación Uzcátegui viuda de Blanco, en la fecha después de haberse conmemorado el nacimiento del Niño Jesús, el 25 de diciembre, y compartir con otros familiares y amigos.



Ya en la tarde salí hacer un recorrido por la cancha deportiva en construcción, donde me llamó la atención los niños jugando futbolito, por su gracia, todos se divertían. Llegó un momento que jugaron una partida de varones contra hembras, algunos salían con pisotones y puntapiés en las rodillas; finalmente agobiados todos se sentían héroes. Mientras tanto buscaba un ángulo para tomarles fotos. Diagonal a donde estábamos, hacia la parte baja se encuentra la vieja capilla y la cruz misionera, recién pintadas por las recientes fiestas patronales en honor a la Virgen La Milagrosa (27 de noviembre); la cámara también las captó. En la noche en familia cenamos con hallacas, ensaladas y pan de jamón, como suele hacerse en la época de diciembre; para después jugar ludo acompañados por sorbos de licor y combatir el frío de páramo que se asentaba, hasta que finalmente nos rendimos por el mismo cansancio.






A la mañana siguiente, con las energías ya repuestas desayunamos y nos fuimos un grupo para la Aldea de Mucumpís, nos llevó tío Rafael Ángel Blanco Uzcátegui en su toyota estaca; algunos de los familiares y amigos no conocían para ese lugar. Como una hora tardamos en llegar a la aldea vecina, no deja de asombrarnos cuando se va llegando, se ve el pequeño valle donde está asentado el poblado de casas de bahareques y tapial, con algunos techos remodelados y calles pavimentadas por el anterior Alcalde Víctor Luis Matheus López. Hacia el extremo izquierdo se ve la moderna iglesia dedicada a San Judas Tadeo. Allí pasamos un rato agradable en la bodega del señor Trino Araujo; que además en el segundo nivel de la casa tiene unas confortables habitaciones para posada. Entramos por el estacionamiento donde tiene la mesa para jugar dominó y el tradicional pesebre que hizo el señor Trino. Pudimos también observarlo en la plaza Bolívar y en la Iglesia, donde rezamos y contemplamos las imágenes sagradas con su nuevo y recién inaugurado retablo de madera por el actual Alcalde José Benito González Avendaño en la pasada fiestas patronales del 28 de octubre, cuya celebridad se avoca todos los habitantes de la aldea y amigos vecinos que cada año acompañamos.


No quisimos pasar todo el tiempo en el pequeño poblado, así que continuamos más arriba para llegar a Mucumpís Alto, específicamente a la Mucuposada “Los Bordones”, cuyos propietarios son los señores Vicente Molina e Inés Suescun. Allí fuimos recibidos por Vicente mostrándonos parte de la finca y las confortables habitaciones típicas del lugar, donde nos comenta que el turista que reciben provienen de Norteamérica, Europa y algunos asiáticos, donde se han ido satisfechos y admirados por su entorno, ya que la finca tiene hermosas praderas donde se cría diferentes especies de animales domésticos como: ganado bovino, ovino, caprino, aves de corral, porcino, entre otros, es decir, una granja y, por supuesto su clima de páramo. Hacia la parte de atrás de la mucuposada pudimos contemplar la cuenca bastante empinada que se ve hacia el sector “El Rincón” con su reciente camellón para los habitantes del lugar puedan sacar los productos del campo con más facilidad y, hacia un lado pasa el río Mucumpate que nace en el Páramo de Piedras Blancas; que aguas más abajo se convierten en nuestro caudaloso río Torondoy. Bien como les venía diciendo, ésta posada con sus envidiables praderas, ha acaparado mucho la atención de propios y extraños. Por dentro nos hace remontar las épocas de antaño, se accede por un portón grande de madera a la casona, allí vemos la gran variedad de matas de jardín, con un patio central que divide la casa en tres partes, hacia el lado derecho las habitaciones, el otro lado la bodega, la colección de casquillos, pesas, yuntas, entre otros y, al fondo la cocina. Por este tiempo no puede faltar el tradicional pesebre que cada visitante contempla, lo principal de este pequeño relato no podemos pasar por alto la atención amena y desinteresada de la gente del lugar, en especial a los dueños de la acogedora y tranquila posada. Ya caída la tarde retornamos a la finca “El Jumangal”.







Pudiera seguirles comentando con más detalles mí experiencia, pero sería larga para no ilusionarlos, así que los invito mas bien para que conozcan éste sueño convertido en realidad, enclavado en las altas montañas frías de Torondoy, en un pequeño pueblito llamado Mucumpís; lugar que alguna vez lo habitaron nuestros aborígenes “Torondoyes”, cuya toponimia la he interpretado como la “Tierra Sagrada del Pez”. Mientras tanto en este inolvidable momento tuve el gusto y el honor de disfrutarlo con mí familia. Hasta pronto, y que tengan todos un Feliz Año 2011 que ya comenzó.


Los protagonistas: Rafael Blanco, José Gregorio, Rosangel, Wuilmer, Rosanyi(la bebé) y este servidor.



Las fotos reflejan lo demás.










T.S.U. RAFAEL ANTONIO PULIDO BLANCO
CRONISTA OFICIAL DEL MUNICIPIO JUSTO BRICEÑO
TORONDOY, ESTADO MÉRIDA - VENEZUELA